3

Consejos para ponernos en forma ahora que llega el verano

A pocos meses que llegue el verano a muchos de nosotros nos entran las prisas para ponernos en forma. El tiempo pasa muy rápido y hace dos días estábamos en familia cantando villancicos y comiendo comidas y cenas copiosas.Ahora estamos a dos meses de empezar el verano.

Pues este mes de abril es el momento para empezar a tomarnos seriamente la puesta a punto para el verano. Con el cambio de tiempo, las temperaturas agradables (a pesar de que hay días que parece que el invierno siga) y el aumento de horas con sol, son el contexto ideal para ponernos en forma.

Además, con la llegada del buen tiempo es más fácil apartar las comidas pesadas y comer alimentos frescos, poco cocinados y ligeros que sin duda alguna nos ayudarán a lograr nuestros objetivos. La idea no es empezar a ponernos con dietas extremas, está comprobado que no funcionan y que son muy perjudiciales para el organismo, se trata de comer menos calórico, menos cantidades, pero más regulares y acompañar la alimentación saludable de un poco de ejercicio físico, no hay que pasarse horas o días en el gimnasio. La salud no es una cuestión de extremos sino de constancia y regularidad.

Hoy te proponemos un sencillo plan para que te sea fácil ponerte en forma y, sobre todo disfrutar de una salud plena.

1- Elimina el alcohol de tu dieta. Este es el momento de dejar de banda las bebidas con gas y azúcar y cambiarlas por agua, mucha agua y sobre todo antes de las comidas.

2- La cocción de los alimentos y la condimentación. Para cocinar intentemos cocinar los alimentos con poco aceite yde calidad, el aceite de oliva es muy beneficioso y con poquito es suficiente. También es importante reducir el consumo de sal que siempre retendrá líquidos además que no es bueno abusar.

3- Almuerzos saludables y cenas ligeras. El dicho de almorzar como un rey, comer como un príncipe y cenar como un mendigo tiene un porqué y mucho sentido. A la hora de almorzar intentemos comer como un rey pero saludable, retiramos el exceso de dulces y azúcares procesados (industriales, leches, etc.) por fruta, yogures sin azúcares, bocadillos, cereales, zumos, smoothies, etc. Y en el momento de cenar evitemos empacharnos y abusar de dulces (para postres) y carbohidratos.

4- Hay tres comidas que son imprescindibles, pero entre comida y comida se tiene que comer también, esto no significa tener que comer un plato copioso, sino merendar o picar alimentos saludables en una cantidad más reducida que nos ayudará a no pasar mucha hambre entre comidas y después no tener que comer como si muriéramos de hambre.

5- Cocinemos sano. Dentro de lo posible intentamos comer alimentos cocinados al vapor o a la plancha o crudos.

6- Frutas y verduras. Sí, esto lo traemos escuchando toda la vida, pero es un “must”. Siempre, siempre tenemos que incluir como mínimo 3 piezas de fruta al día y verduras y hortalizas.     Que sea un hábito.

7- Ejercicio. No podía faltar, la buena alimentación y el ejercicio van de la mano. Con el cuerpo fuerte y sano es el momento de trabajarlo con ejercicios que nos ayuden a quemar aquellas calorías que harán que nos vemos más fuertes y saludables.